sanblas4noviembreweb

La imagen del patrono de Villamanta, san Blas, viajó el pasado 5 de noviembre hasta Leganés con el fin de devolver la visita que la Virgen de Butarque le había hecho en septiembre.
Con este sencillo pero significativo gesto quedaban unidos por segunda vez los dos años jubilares que está celebrando la Diócesis de Getafe.
Las hermandades de Villamanta, junto con la Hermandad de San Nicasio, patrón de Leganés, y la Asociación de la Asunción de Nuestra Señora de Butarque, arroparon al santo obispo de Sebaste en su caminar por las calles de Leganés.
La procesión con la imagen del patrón de Villamanta salió a las 11.00 horas acompañada de la Agrupación Musical Jesús El Pobre de Madrid, que fue tocando distintas marchas durante toda la peregrinación.
Una vez llegados a la ermita de la Virgen de Butarque, el tañer de la campana y los aplausos de los peregrinos recibieron al patrón de Villamanta, que se presentó ante la devoción más antigua de nuestra Diócesis.
La eucaristía de esta peregrinación fue presidida por el párroco de Villamanta, D. Orlando Mateos, quien comenzó la celebración afirmando que esta visita era obligada tras haber recibido en su parroquia a la Virgen de Butarque.
Durante su homilía, exhortó a la asociación de la patrona de Leganés a seguir trabajando en su Año Santo Butarqueño y a seguir contribuyendo a la piedad popular de Leganés.
D. Orlando no se olvidó de hacer referencia al “lío” que pide el papa Francisco para evangelizar a los pueblos.
Esta peregrinación fue una gran ocasión para que las asambleas católicas de Villamanta y de Leganés se unieran en una misma peregrinación.
Al término de la eucaristía, D. José Manuel Cuadrado, presidente de la Asociación de la Virgen de Butarque, agradeció a los villamanteños el gesto de haber acercado a su patrón hasta la “santa casa” de la Virgen y el hermanamiento surgido entre ambos Años Jubilares.
La peregrinación concluyó con la veneración de la reliquia de san Blas y el besamanos en el camarín a la Virgen de Butarque.

 

centenario3