guillermoroviweb

La Parroquia San Pío V (Leganés) acogió el pasado 27 de febrero una eucaristía en recuerdo de D. Guillermo Rovirosa, el fundador de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC).
Esta celebración fue presidida por el vicario general de la Diócesis de Getafe, D. José María Avendaño, y concelebrada por el párroco D. Lorenzo Blasco y el sacerdote D. Pascal Degri.
En su homilía, Avendaño invitó a los asistentes a que, en este tiempo de Cuaresma, de conversión y de revisión de vida, pongan su corazón, su mente y sus manos en personas concretas que pasan dificultades, especialmente con aquéllas que sufren la precariedad en el mundo obrero.
“El Evangelio es claro: Dios ve en lo escondido y hay que tener coherencia de vida”, destacó el vicario general.
Haciendo suyas las palabras de Rovirosa, Avendaño ahondó en la necesidad de crecer en sentimiento de fraternidad y hermandad.
“Es hora de llevar la Buena Noticia al mundo obrero, porque Cristo también quiere ser para los trabajadores”, dijo.
“No lo tuvo fácil Rovirosa. La Iglesia le apartó y sufrió por ello. Pero Dios le acompañó en esos momentos de dificultad y le dio más fuerzas que nunca. Se puso en sus manos. Ahora es el tiempo de actuar. Ahora es el tiempo de los testimonios y no de las apologías. Ahora es el tiempo de mirar no lo que hago, sino cómo lo hago. Nosotros estamos llamados a ser testigos de esperanza para los demás”, insistió el vicario general.
También ese día se conmemoraba el 34º aniversario del fallecimiento de D. Tomás Malagón, consiliario de la HOAC, que se volcó en la elaboración y en la reestructuración de los planes de formación y en los cursillos. Junto a Rovirosa, trabajó por la promoción del laicado obrero.

 

centenario3