santagema

La Parroquia San Pedro Bautista (Alcorcón) acogió el pasado lunes 14 de mayo, la bendición de la imagen de santa Gema y la veneración de su reliquia en una multitudinaria ceremonia presidida por D. Francisco Javier Martín Nieves, párroco de las localidades de Navalcán y Parrillas, de la Diócesis de Toledo.
En su homilía, D. Francisco Javier, gran devoto de Santa Gema, recordó cómo en todas las grandes celebraciones de la Iglesia se rezan las letanías de los santos para contar con su inestimable ayuda e invitó a los feligreses de esta parroquia a que rezasen a partir ante la imagen de Santa Gema a partir de ese día.
“Los santos están volcados sobre nosotros, pendientes constantemente de nosotros para atraernos a Dios y cuidarnos. Debemos ser amigos de los santos” señaló el sacerdote.
En referencia a Santa Gema Galgani, D. Francisco recordó su vida y su muerte e invitó a los asistentes a seguir su ejemplo de santidad y su fidelidad a Cristo ante cualquier sufrimiento.
“Santa Gema llevó una vida de enorme sufrimiento. Muy niña quedó huérfana de madre, luego murió un hermano y al poco su padre. Enferma de los huesos, sufrió grandes dolores. Su Ángel de la Guarda le decía que si Dios se lo daba era para purificar su alma. Sufrió también una durísima noche oscura, cuando el Señor le concedió los estigmas. Murió muy joven, con 25 años, pero su corazón ya rebosaba del Amor por Jesús. Ella nos invita igualmente a llenar nuestro corazón del Señor” destacó Martín Nieves.
“También vivió con exquisita y extrema delicadeza la pureza. Era como una niña cándida, y no sólo corporalmente, sino que tenía un corazón humilde, limpio y sencillo, y con un gran olvido de sí misma. Recordemos su ejemplo y también estas palabras suyas ‘Yo soy todo de Cristo’”, concluyó el presbítero.

 

 

 

 

 

centenario3