valdemoroglorieta

El vicario general moderador de Curia, D. Javier Romera, asistió el 29 de junio al acto de inauguración de una glorieta en honor del jesuita Diego de Pantoja en Valdemoro, municipio natal de este misionero, de cuya muerte se cumplen 400 años.
El acto, que fue presidido por el alcalde Serafín Faraldos, contó con la presencia del director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet, y del embajador de China en España, Huang Yazhong, país en el que Diego de Pantoja evangelizó.
“Este espacio urbano es el lugar donde se inscribe la memoria colectiva y el reconocimiento de las generaciones futuras”, declaró Faraldos en la inauguración.
Éste no es el primer homenaje que se rinde en Valdemoro a este misionero jesuita. En 1971, con la presencia de miembros de la Embajada de China, se colocó una placa en la pared principal de la iglesia parroquial Nuestra Señora de la Asunción en recuerdo del cuarto centenario del nacimiento de Diego de Pantoja y en reconocimiento a su trabajo a la hora de acercar la lengua y la cultura chinas a Occidente.

 

La historia de Diego de Pantoja
Este jesuita español (1571 -1618) desarrolló su labor apostólica en China, convirtiéndose en uno de los pioneros de los contactos entre Occidente y Oriente, ya que fue el primer extranjero al que se le permitió vivir en Pekín durante cerca de 20 años.
En 1602, Pantoja escribió una carta al obispo de Toledo, Luis de Guzmán, en la que ofrecía todo un tratado sobre la geografía, la historia, la cultura y los sistemas de gobierno chinos.
La carta se convirtió en un tratado difundido por toda España y traducido al francés, al alemán, al latín y al inglés.
En la Biblioteca Digital Mundial se puede acceder a la ‘Crónica de tierras extranjeras’ (www.wdl.org/en/item/227/view/1/1/).

 

 

centenario3