dublin2018web

Más de un centenar de fieles de la Diócesis de Getafe participaron en el Encuentro Mundial de Familias que tuvo lugar en Dublín (Irlanda) del 20 al 27 de agosto, presidido por el papa Francisco.
La delegación diocesana estuvo encabezada por el obispo de Getafe, D. Ginés García Beltrán.
La próxima edición de este encuentro será en Roma en 2021.

 


A continuación ofrecemos la crónica-testimonio de Álvaro Ojeda, delegado diocesano de Familia y Vida, organizador de la peregrinación a Irlanda:

LAS CUATRO ESTACIONES EN UNA SEMANA


“Durante siete días hemos vivido una experiencia increíble de familia diocesana en el Encuentro Mundial de Familias (WMOF 2018, por sus siglas en inglés) con el Papa en Dublín.
Las 123 personas que formamos la comitiva diocesana nos alojamos en Carrickmacross, un pequeño pueblo al norte de Irlanda. Al ser un grupo grande, estuvimos alojados en distintas casas, lo que nos permitió tener momentos de convivencia entre familias y con los anfitriones.
Visitando como peregrinos distintos lugares de la preciosa Irlanda, hemos podido comprobar que en este país tan acogedor se pueden vivir las cuatro estaciones del año en una sola semana, fiel reflejo de nuestra propia Iglesia.
En el invierno de la fragilidad y del pecado, tantas veces permitido para que el sol brille con más fuerza, descubrimos la fuerza del perdón.
Al comienzo de la misa de clausura del WMOF, el papa Francisco pidió perdón en nombre de la Iglesia, desde lo más profundo del alma a Dios; perdón vivido en la extraordinaria visita a Lough Derg, gracias a la intercesión de san Patricio.
El otoño del peregrino que va dejando caer lo que sobra y se aferra a lo necesario: la fe firme hasta el martirio, como vimos en la figura de san Oliver, obispo mártir de la Iglesia irlandesa; la esperanza sólida de las familias que dieron testimonio en el Festival de Croke Park y la caridad entregada de los peregrinos que poco a poco se cuidaban unos de otros, especialmente de los más débiles.
La primavera vivida en el Evangelio de la familia y la alegría del amor, lema de estas jornadas. En cada paisaje, en cada gesto de ayuda, en cada bendición recibida -"God bless you"- y en los muchos momentos de gozo que nos permiten sentir la Iglesia como nuestra familia, que, en palabras de nuestro obispo D. Ginés, está llamada a profesar la fe junto al papa Francisco, vicario de Cristo en la tierra.
Y, por último, el verano, que nos ha permitido, además de darnos un baño en el mar después del paseo en ferry, comprobar que el sol siempre sale, y que para un cristiano sólo hay una manera de vivir: en la Comunión de la Iglesia recibiendo y dando en cada momento el amor de Dios, de la mano de María, que en el Santuario de Knock nos ofreció su consuelo, su coraje y su cariño.
Gracias, santo Padre; gracias, D. Ginés, con sus sacerdotes, y gracias, familias, por ser una sola familia en Cristo, extendida por toda la tierra.
En Roma 2021 os esperamos a todos”.
 

centenario3