ordenaciondiaconosweb

Monseñor García Beltrán presidió el pasado 6 de octubre en el Santuario del Sagrado Corazón -Cerro de los Ángeles- su primera ordenación como prelado getafense. En esta ocasión, confirió el sacramento del Orden en su primer grado a los seminaristas Rubén Herráiz, Miguel Ángel Muñoz, Pablo Nieto, Álvaro Piñero y Juan-Luis Valera. En una celebración muy concurrida y acompañada por el Coro Diocesano de la Delegación de Juventud, D. Ginés recordó las palabras de su predecesor D. Joaquín Mª López “en esta diócesis vas a gozar mucho”, y aseguró que así estaba siendo. Comenzó su predicación dando gracias a Dios por el don de estos nuevos diáconos a los que recordó que “toda vuestra vida será desde hoy servicio”. Al hilo de la lectura del libro de Samuel proclamada en la liturgia, apuntó a los candidatos tres actitudes que les ayudarán a vivir su nuevo ministerio: escucha, acompañamiento y disponibilidad.
 
Recordó a continuación la virtud que hace posible desempeñar esta misión que se les encomienda: la obediencia. “Aceptadme un consejo: hablad poco de la obediencia y sed obedientes”. 
 
Antes de los ritos de la imposición de manos y la oración consecratoria por los que el obispo confirió a los candidatos el diaconado, les recordó que esta nueva vida -una "pro-existencia”, una vida para los demás- sólo es posible llevarla adelante como decía el evangelio del día: unidos a la vid. “Él es la vid, nosotros los sarmientos. Unidos a Él lo podemos todo. Sin Él, no podemos nada”.
 

 

 

centenario3