plantandoolivosweb

El ‘Olivar del Centenario’, conformado por cinco olivos donados por el Ayuntamiento de Getafe, fue inaugurado y bendecido por el obispo D. Ginés García Beltrán y el auxiliar, D. José Rico, en el Cerro de los Ángeles el pasado 6 de octubre.

El propio D. Ginés fue el encargado de plantar uno de estos árboles, que han quedado ubicados junto a la puerta de entrada al recinto del Santuario del Sagrado Corazón.

Diferentes miembros del clero diocesano y algunos fieles quisieron también contribuir a la plantación de este olivo, dando algunas paladas de forma improvisada.

Este acto, enmarcado en el Año Jubilar del Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón, supone para la Diócesis de Getafe unirse a la iniciativa Tiempo de la Creación, durante la cual cristianos de todo el mundo están llevando a cabo diferentes actividades ecológicas, que van desde vigilias de oración hasta movilizaciones para proteger el planeta, impulsadas por el Movimiento Católico Mundial por el Clima.

Como señaló el obispo auxiliar durante la ceremonia de bendición de estos árboles, el ‘Olivar del Centenario’ pretender ser un recordatorio de la llamada a la conversión ecológica que hace a los católicos el papa Francisco.

Estos olivos nos mostrarán la necesidad de colaborar en la preservación y conservación de la casa común que es el planeta y nos recordarán que todo lo que tenemos alrededor es obra del Padre, apuntó D. José.

Por su parte, D. Ginés explicó antes de la bendición que hay un sexto olivo, en este caso donado por la comunidad franciscana de Tierra Santa, que será plantado próximamente en los jardines del Seminario Mayor Nuestra Señora de los Apóstoles.

En la ceremonia de plantación del olivar, además de los prelados, estuvieron presentes el canciller diocesano, Francisco Armenteros, y Manuel Vargas, vicario del Cerro de los Ángeles.

La bendición fue presenciada por casi un centenar de fieles, en su mayoría peregrinos que habían llegado al Santuario para ganar el Jubileo con motivo del Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón, entre los cuales había grupos procedentes de una tierra tan olivarera como Jaén.

olivarera como Jaén.

centenario3