pergrinacioncatequistasweb

La Jornada Diocesana de Catequistas de este curso se celebró el pasado 27 de enero en Villamanta y se convirtió en una improvisada despedida al administrador apostólico, D. Joaquín María López de Andújar, por parte de los 200 asistentes.
Debido a la ausencia del obispo auxiliar de Valencia, cuya participación estaba prevista, fue D. Joaquín quien presidió los actos de la jornada y quien impartió la conferencia a los catequistas.
Los actos empezaron en la ermita de Nuestra Señora del Socorro, donde los catequistas se reunieron para rezar a la Virgen y recibir una explicación sobre el Año Jubilar de san Blas en el 1.700º aniversario de su martirio.
Después, salieron en procesión hacia la iglesia parroquial Santa Catalina de Alejandría.
Durante el recorrido hacia la Puerta Santa se rezó el Rosario.
Ya en la parroquia, lo primero que hicieron los catequistas fue encomendarse a san Blas. Después, D. Joaquín explicó en su conferencia que, a pesar del proceso de secularización de la sociedad, el hombre conserva un profundo deseo de Dios.
“Es posible hablar con Dios porque Él nos ha hablado primero. Hay tres caminos fundamentales para el encuentro con Dios: la belleza de la naturaleza, la interioridad del hombre y la participación en la vida eclesial”, subrayó el administrador apostólico.
Tras las preguntas y avisos de rigor, se celebró la eucaristía. En ella se escucharon palabras de agradecimiento y de reconocimiento a la labor del anterior prelado diocesano durante estos años de ministerio episcopal.
Aunque el frío invadía la iglesia, las muestras de cariño hacia D. Joaquín fueron sumamente cálidas.
La mañana finalizó con un vino español en la plaza de la iglesia, bañada por el sol de invierno que deleitó a los asistentes, que aprovecharon para fotografiarse junto a D. Joaquín por arciprestazgos, a excepción de Getafe y Fuenlabrada, que no acudieron a la Jornada.

 

 

centenario3