paulschneiderestaEl sacerdote diocesano Paul Schneider, que partió como misionero a Etiopía hace un año, pide la ayuda y la implicación de los fieles en sus proyectos de ayuda en este país africano a través  de donativos y oraciones.
Durante este tiempo, el padre Paul ha estado preparándose y estudiando en aquella tierra para poder desarrollar mejor su labor de ayuda y evangelización.
Desde julio de este año, es párroco y pleno responsable de la misión de Lagarba, un lugar pobre, donde no hay electricidad ni agua corriente y en el que la mayoría de la población se dedica a la agricultura y a la ganadería.
Éste es su testimonio:
 
“Ahora se cumple un año de mi llegada a este país, y por fin os escribo para pediros ayuda económica. Espero no haber llegado demasiado tarde y que vuestros deseos iniciales de contribuir no se hayan enfriado. Abajo hay un número de cuenta donde lo que ingreses llegará íntegro y directo a mis manos, en beneficio de esta comunidad etíope. Aunque des poquito, significará mucho.
Fui nombrado párroco y pleno responsable de esta misión de Lagarba el pasado 9 de julio, después de largos meses de aprender el idioma, conocer en detalle los pueblos y las comunidades de la zona, y obtener en Adís Abeba los permisos de residencia y de trabajo. Estoy lleno de alegría y soy consciente de las dificultades que aparecerán a largo plazo. Y tengo para mí que Dios me quiere aquí por muchos años.
En esta misión vivimos sin electricidad ni agua corriente. El móvil lo cargamos con pequeñas placas solares portátiles de los chinos, y todo el agua lo subimos a pulso, con garrafas sobre nuestras espaldas, desde una fuente que hay camino abajo. Si conseguimos dinero, repararemos un pozo con bomba manual que dejó de funcionar e instalaremos placas solares en el tejado.
Todos los habitantes son pastores y agricultores. Aunque no se están muriendo de hambre, su renta es muy baja y algunas épocas del año pasan necesidades en la alimentación y en el vestido, y, sobre todo, no pueden enviar a sus hijos a estudiar.
Mi principal proyecto para este curso es reabrir la escuela de primaria, que se cerró hace unos años por falta de dinero. Al menos de momento, me gustaría cubrir 1° y 2° de primaria, porque siendo un poco más mayores ya pueden caminar los 40 minutos que nos separan de la escuelita pública más cercana.
Os escribo este mensaje venciendo todas las vergüenzas de pedir, apoyado en el afecto que siempre me habéis mostrado.
Quiero que sientas el dar dinero a esta misión como un privilegio. Si es verdad que la diferencia de oportunidades materiales, sanitarias, tecnológicas y educativas respecto a los que nos hemos criado en España es enorme, te sorprendería la riqueza espiritual, los valores y la fortaleza de este pueblo. Son personas a las que te encantaría conocer. Haz tu donativo con la intención de vincularte afectivamente con ellos, con sus problemas, con sus vidas y con su futuro.
Ojalá algunos de vosotros podáis venir aquí en los próximos años y conocer a Bertukan, a Fetene, a Haile, a Gucho, a Seife, a Almaz, a Daadisho... Son algunas de las casi mil personas que viven en el territorio de la misión, la mitad de ellos menores de edad.
Hasta ahora no he pedido ayuda a nadie, y ninguna institución, ONG o fundación me ha dado absolutamente nada. Sólo unos pocos amigos se han adelantado a esta petición, y la Diócesis de Getafe me sostiene para mis gastos personales. Todo lo cual hace más valiosa tu aportación.
Muchas gracias de antemano. Seguimos en contacto.
Un abrazo,
 
Aquí os dejo un número de cuenta donde lo que ingreséis llegará íntegro y directo a mis manos, en beneficio de esta comunidad etíope. Aunque des poquito, significará mucho”.
 
Número de cuenta - Banco Popular Español
IBAN ES46 0075 1099 1006 0642 5201
BIC POPUESMM
Titular: MISION ETIOPIA - PARROQUIA SAN CARLOS BORROMEO
Para desgravación de Hacienda, enviar los datos fiscales a Francisco de Pablos (tel.: 665234246)

 

 
 

centenario3