Cuaresma, camino de esperanza
Por José Rico Pavés


    El miércoles de ceniza ha inaugurado a la vez tiempo litúrgico y nuevo mes. Las enseñanzas del Papa en este tiempo encuentran en la Palabra de Dios proclamada en la Liturgia de Cuaresma su hilo conductor, a la vez que permiten seguir aumentando la siembra de esperanza. “El éxodo cuaresmal es el camino en el cual la esperanza misma se forma”. En cuanto virtud, la esperanza, para hacerse fuerte, necesita el ejercicio de colaboración con la gracia. Un ejercicio que encuentra en el camino cuaresmal el campo idóneo de entrenamiento. Se pueden entonces leer las enseñanzas últimas del Papa como propuestas para formar la esperanza, sintetizadas en tres acciones: escucha de la Palabra de Dios, contemplación del rostro de Cristo y reconocimiento de la propia debilidad desde la misericordia divina.
    Ejercicio de escucha encontramos en las meditaciones, homilías y catequesis. Si en las meditaciones previas al Ángelus se nos desglosa el itinerario cuaresmal a partir del evangelio de cada domingo, en las Homilías de las diversas celebraciones litúrgicas Francisco nos ayuda a seguir las huellas de Jesús en el combate espiritual contra el maligno con la fuerza de la Palabra de Dios, mientras que las catequesis de las Audiencias de los miércoles continúan el ciclo sobre la esperanza.
    El mismo ejercicio de escucha ha propuesto el Papa a los participantes en el Congreso celebrado al cumplirse el cincuenta aniversario de la Instrucción Musicam sacram. Reconociendo sin disimulos que en el encuentro con la modernidad la Liturgia ha sufrido muchos problemas de lenguaje, formas y géneros musicales, Francisco ha invitado a promover una formación musical adecuada para impulsar una renovación, sobre todo cualitativa, de la música sacra y del canto litúrgico.
    Ejercicio de contemplación ha realizado el Papa durante la Semana de Ejercicios, después de la cual ha realizado la visita pastoral a la parroquia romana de Santa Magdalena Canossa, donde ha propuesto contemplar el doble rostro de Cristo: el luminoso y hermoso de la transfiguración, y el afeado a causa de nuestros pecados en la cruz. Esperanza nacida de la contemplación ha sembrado el Papa en la intensa visita pastoral a Milán, donde se ha encontrado con familias, sacerdotes y consagrados, presos, y jóvenes que han recibido el sacramento de la confirmación.
    Ejercicio para reconocer la propia debilidad y fortalecer la esperanza ha sido el encuentro con los párrocos de la diócesis de Roma, donde Francisco ha planteado el tema del progreso de la fe en la vida del sacerdote. Tomando de nuevo Evangelii gaudium como documento programático, el Papa ha descrito el camino sacerdotal de maduración de la fe a partir de tres expresiones (memoria, esperanza y discernimiento del momento presente), explicadas desde cada una de las virtudes teologales y desde la imagen de Simón Pedro, “pasado por la criba”, sobre quien ora Jesús para que conforte a sus hermanos. “Es importante para un sacerdote saber integrar las propias tentaciones y los propios pecados en el ámbito de esta oración de Jesús para que no se debilite nuestra fe, sino que madure y ayude a su vez a reforzar la fe de quienes nos han sido confiados”. A los participantes en el XXVIII curso sobre el fuero interno organizado por la Penitenciaría Apostólica, ha dado tres consejos para llegar a ser buen confesor: ser buen amigo del Buen Pastor; ser hombre del Espíritu, es decir, de discernimiento; y convertir el confesionario en lugar de evangelización, pues la evangelización más auténtica es siempre el encuentro con Dios que es Misericordia. A los voluntarios del “Teléfono Amigo Italia”, en el cincuenta aniversario de la asociación, el Papa ha agradecido el servicio de esperanza llevado a cabo desde el diálogo y la escucha.
    La Virgen María, que nos sostiene siempre con solicitud materna, se nos presenta en este tiempo de Cuaresma como icono perfecto de la obediencia a Dios y de la confianza incondicional a su voluntad. Ella es Madre de esperanza.



EN BREVE

-Cuaresma y esperanza
“El camino en el que se forma la esperanza”: así ha descrito el Papa la Cuaresma en la catequesis del miércoles de ceniza.

-Música litúrgica
Ante un congreso en los 50 años del documento Musicam sacram, el Papa ha subrayado que el sentido de la música sacra es donarnos la gloria de Dios.

-Visita a Milán
El 25 de marzo, Francisco hizo una intensa visita pastoral de un día a la ciudad de Milán.

-Párrocos y sacerdotes
Los párrocos de Roma se reunieron en San Juan de Letrán con el Papa, quien luego destacó en la Penitenciaría Apostólica las cualidades de un buen confesor.


PlandeEvangelizacion