santasofiavisitawebEl Obispo de Getafe, D. Joaquín María López de Andújar y su Auxiliar, D. José Rico Pavés, pasaron una semana en la Parroquia de Santa Sofía de Alcorcón entre el lunes 25 y el domingo 31 de mayo para realizar una visita pastoral.
D. Joaquín estuvo en las actividades parroquiales el lunes, el miércoles y el viernes, durante los cuales se reunió con el Consejo Presbiteral, tuvo un encuentro con el gerente del Hospital de Alcorcón, visitó a algunos enfermos y celebró la eucaristía allí. Además, se encontró con los grupos parroquiales, los catequistas, realizó las audiencias y procedió a la revisión de los libros y documentos del despacho parroquial, además de confesar y presidir la eucaristía de apertura de la visita, concelebrada con los sacerdotes de la parroquia, el párroco D. Agustín Elías Villar y los vicarios D. Joaquín Alía y D. Luis Ángel Albares.
En la homilía, D. Joaquín pidió a todos los presentes como propósito para el tiempo de Pentecostés “hacer presente en el mundo el amor de Cristo a través del Espíritu”.
La visita pastoral “supone el fortalecimiento mutuo, para lo cual el Obispo está presente a través de la comunión con la Iglesia para enriquecernos los unos a los otros”. Explicó, además, las tres facetas que hay que potenciar durante una visita pastoral: el carisma de la verdad, a través de los sacerdotes, las catequesis y los medios para transmitir la fe como lo hicieron los apóstoles; el fortalecimiento del vínculo de la comunión con la Diócesis y la Iglesia universal (“Tenemos que estar unidos en una fe y un pastor, Jesucristo”), y, por último, el carisma de la fortaleza apostólica, “que se presenta como un reto difícil, para el cual es necesaria la fortaleza del Espíritu”.
El martes, el jueves, el sábado y el domingo correspondió a D. José la celebración de la eucaristía con el Camino Neocatecumenal, la de elección de los ministros extraordinarios de la comunión y la misa de clausura con los confirmandos. Visitó también a algunos enfermos en sus casas y a los miembros de Pastoral de la Salud. Realizó las audiencias y se dio cita con el espacio de formación Emaús. Mantuvo una conversación con el director de la Residencia de Valdeluz en el mismo municipio y presidió allí la misa. Por último, tuvo una reunión con los Consejos de Pastoral y Económico, con el equipo presbiteral y con los jóvenes de confirmación.
El martes, los siete miembros del grupo de Cáritas parroquial explicaron al Obispo Auxiliar la labor que desempeñan con los más necesitados. Atienden a 30 familias al mes, proporcionándoles alimentos y, en muchas ocasiones, apoyo a través de la palabra. D. José explicó que nuestra misión es “hacer una Iglesia  que se distinga por la ayuda a los demás, en la que Cáritas es un pilar fundamental. Es la dimensión que verifica si estamos cumpliendo con la voluntad del Señor”. La pertenencia a este grupo, además de fortalecer la vida de sus integrantes, “implica salir al encuentro de la parroquia, es ese abrazo que te encuentras en Cristo que nos espera”. 
Para que los objetivos de la visita pastoral se cumplan, se necesita de confianza y desprenderse de las ataduras mundanas a través de la actividad caritativa, porque así lo dijo D. José: “Ayuda a sensibilizar a la comunidad parroquial”. Pero, como dijo D. Joaquín, “a veces no nos atrevemos porque tenemos miedo, pero Dios lo puede todo. Debemos pedirle el don de la libertad, de confiar y abandonarnos a Él”.

 

 

 

 

 

centenario3