encuentromatrimonioyafaweb

 

Se colgó el cartel de ‘plazas agotadas’ en el Encuentro diocesano de Matrimonio y Familia 2019 que tuvo lugar el 30 de noviembre en la Parroquia Santa María de Villaviciosa de Odón. Más de 125 familias, 200 menores y 40 monitores disfrutaron del encuentro. El obispo diocesano, D. Ginés García Beltrán, dio inicio a la jornada presidiendo la oración y comentando la referencia a la pastoral familiar incluida en el reciente Plan Diocesano de Evangelización (PDE). Desarrollar la atención a las familias y dar mayor difusión al Centro de Orientación Familiar (COF) son objetivos para este primer Año de la Caridad. 

 

A continuación el obispo presentó al ponente de la jornada, D. José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián, quien impartió dos charlas tituladas: ‘La santidad en el matrimonio, el mejor regalo por San Valentín’ y ‘Sanación de malos hábitos en el matrimonio’. 

En la primera, Mons. Munilla expuso la enseñanzas del Papa Francisco recogidas en su carta ‘Gaudete et Exsultate’ sobre los cinco obstáculos para la santidad, así como cinco actitudes para vencerlos. Frente a la “ansiedad nerviosa que nos dispersa y debilita”, el antídoto es la paciencia, la mansedumbre y la resistencia interior. Ante la “negatividad y tristeza” que aplasta, recurrir al sentido del humor, y a la alegría del amor de Cristo. La “acedia consumista y egoísta” debe ser combatida con fervor, audacia y atrevimiento propios de la parresía. 

En cuarto lugar, el “individualismo” que nos encierra se vence con la experiencia comunitaria propia del cristianismo. Por último, las “falsas espiritualidades del mercado religioso sin un verdadero encuentro con Dios” se afrontan con la relación personal de un Dios entregado que nos invita a la entrega.

En la segunda ponencia el prelado vasco enumeró algunos de los errores que -convertidos en hábitos- pueden demoler la vida matrimonial: 

Tendencia a la crítica. Comentó que señalar lo negativo en vez de hacer comentarios motivadores, no solo desgasta, sino que puede generar mayor negatividad, ya que quita la esperanza. "Dios pone junto a ti a la persona providencial para santificarte, incluyendo sus defectos" -dijo.

Dividirlo todo en lo de él y lo de ella. Esto es algo que, según Monseñor Munilla, acaba corroyendo, ya que los hijos perciben que no son uno, y el matrimonio consiste en ser uno, una sola carne. 

Poner el matrimonio en espera mientras se educa a los hijos. Señaló que no hay que "dejarse atrapar por los agobios, no esperar a que pase la tormenta, sino aprender a bailar bajo la lluvia y disfrutar del amor del matrimonio". 

Darse mutuamente las sobras. En muchas ocasiones, según dijo, nos damos lo mejor al principio y luego ya nos damos las sobras, pero no se puede vivir de las rentas. 

Guardar rencores y llevar la cuenta. No debemos usar heridas del pasado como munición en las discusiones, dijo, eso demuestra que el perdón no ha sido verdadero. 

Confiar en tus sentimientos más que en tus compromisos. Según señaló, los sentimientos, las emociones, son volubles, sin embargo el querer es mucho más auténtico que el sentir. 

Tomar decisiones sin consultar. Es algo que hiere el orgullo y, según manifestó, confiar en Dios significa también confiar en el cónyuge. 

Intentar cambiar al otro. Es un error, señaló, la transformación de la familia pasa por mi propia conversión para ser así estímulo. 

Planificar una estrategia de salida. "Cuando nuestro compromiso es definitivo es cuando podemos dar la mejor de nosotros mismos". 

Ocultar tu identidad de casado. Esto es una forma sutil de infidelidad.

Pornografía. Según dijo, la pornografía crea sufrimientos, adicciones y heridas interiores, además de fomentar la violencia hacia la mujer.

El egoísmo. Señaló que ser egoísta y estar casado es incompatible. "Paradójicamente - dijo- cuando alguien menos se merece ser querido, más necesita ser querido. Debemos cultivar la esponsalidad del corazón". 

A mediodía, las familias comieron juntas compartiendo lo que cada una aportó. Después del rezo del Rosario en familia, se llevaron a cabo los talleres: ‘Familia y Nuevas Tecnologías’, impartido por Isidro Catela, profesor de la Universidad Francisco de Vitoria; ‘Familia y Palabra de Dios’ por Marisol y Antonio, matrimonio misionero Verbum Dei; ‘Familia y Apostolado’ a cargo de Jaime Bertodano, vicario episcopal para el Apostolado Seglar; y ‘Familia y Educación’ ofrecido por Gema Hernández e Itziar Molera, esposas, madres y orientadores. 

La jornada concluyó con la oración con el Santísimo, presidida por Jaime Bertodano, y la celebración de la eucaristía presidida por el delegado de Familia y Vida de la Diócesis de Getafe, D. Álvaro Ojeda, organizadores del evento. 

Para Pilar Solís y Pablo Hernández, matrimonio afincado en Móstoles que participó en la jornada, “este encuentro ha sido un regalo maravilloso del Señor por su contenido y también por el ambiente de fraternidad vivido y la magnífica organización". 

 

 

 

 

PlandeEvangelizacion