ordenados2016

03/06/2024. La Parroquia Santo Domingo de la Calzada (Alcorcón) acogió el pasado jueves 30 de mayo el primer encuentro de adoradores de las Capillas de la Adoración Perpetua de la Diócesis, presidido por el obispo de Getafe, D. Ginés García Beltrán, y en el que participaron unas 250 personas.

El acto contó con la presencia del vicario episcopal de Apostolado Seglar, Jaime Bertodano, el párroco Fernando Burgaz y un grupo de sacerdotes de distintas parroquias en las que están ubicadas estas capillas: Getafe, Valdemoro, Móstoles Alcorcón, Leganés y Fuenlabrada.

El encuentro comenzó con un rato de adoración ante el Santísimo, razón de ser del encuentro, y que fue expuesto por sacerdote Régis François Lepoutre, vicario parroquial, y reservado por D. Ginés, que durante la adoración estuvo rezando como un adorador más.

Tras la adoración se escucharon los testimonios breves de algunos adoradores y coordinadores de las seis Capillas de Adoración Perpetua de la Diócesis, por orden de inauguración: Getafe (Javier) y Monasterio de la Encarnación de las clarisas de Valdemoro (Laura) en el 2010; Móstoles (Cecilia) en el 2013; Alcorcón (Mabel) en el 2017, Leganés (Felipe) en el 2017 y Fuenlabrada (Virginia) en el 2022.

Además, D. Ginés dirigió unas breves palabras explicando cómo surgió la idea del encuentro y hablando de la realidad de las distintas CAP, afirmando que “la adoración sostiene nuestra Diócesis, su pastoral y la vida abundante que se ve en ella”. 

“Lo bonito es que Dios está en medio de nuestro mundo, 24 horas presente. Es un tesoro que no podemos perder” subrayó, encomendando a los adoradores una tarea: empezar a rezar por la próxima CAP en Parla, confiando en que para Dios nada hay imposible, y la siguiente en Aranjuez.

En palabras de D. Ginés, “en la medida en que llenemos la geografía diocesana de adoración, en esa medida habrá vida cristiana, vocaciones, sacerdotes santos y familias santas. Es el don y la responsabilidad que Dios ha puesto en manos de los adoradores”. 

El encuentro concluyó con una multitudinaria eucaristía presidida por el prelado y concelebrada por los sacerdotes asistentes al encuentro, con el servicio en el altar de David Corregidor, diácono permanente de la Parroquia santa Teresita del Niño Jesús, en  Leganés.

Fue un precioso y emotivo encuentro en el que salimos con ánimo de seguir adelante con un servicio en el que los primeros beneficiados somos los propios adoradores; con ímpetu para seguir haciendo campaña para que venga más gente a adorar a nuestro Señor; y con la esperanza de que este sea el primero de muchos más encuentros de adoradores así de fructíferos en el futuro.