sanPPLa Iglesia celebrará el próximo jueves 29 de junio la solemnidad de San Pedro y San Pablo, con la que conmemora el martirio en Roma de estos apóstoles.
En las colectas de las misas de ese día se invita a todos los fieles a ser generosos y a depositar su donativo –el Óbolo de San Pedro– como una ayuda económica que ofrecen al Santo Padre y como expresión de apoyo a la solicitud del sucesor de Pedro por las múltiples necesidades de la Iglesia universal y las obras de caridad en favor de los más necesitados.
El criterio general que inspira la práctica del Óbolo se remonta a la Iglesia primitiva.
“La base primaria para el sostenimiento de la Sede Apostólica está representada por los donativos que espontáneamente hacen los católicos de todo el mundo, y eventualmente también otros hombres de buena voluntad. Esto corresponde a la tradición que tiene origen en el Evangelio (cf. Lc 10,7) y en las enseñanzas de los Apóstoles (cf. 1 Co 9, 11)”, apuntaba Juan Pablo II en su carta al cardenal secretario de Estado del 20 de noviembre de 1982.

 

 

centenario3