icon-pdfDescarga la carta en formato PDF

Vigilia  de  la  Inmaculada  2011  

A los coordinadores arciprestales y responsables de pastoral de juventud,  
A  los  sacerdotes,  consagrados  y  catequistas,  
A  todos  los  jóvenes  cristianos  de  la  Diócesis  de  Getafe

Getafe,  8  de  noviembre  de  2011  
 
Muy  queridos  hermanos  y  amigos: 

Quiero,  en  primer  lugar,  aprovechar  esta  carta  para  daros  las  gracias por vuestro  trabajo  y  generosidad,  en  la  preparación,  organización  y celebración  de  la  J.M.J.  Vuestra  entrega  admirable  ha  despertado  la  fe adormecida  de  mucha  gente,  jóvenes  y  mayores,  y  ha  hecho  posible  que muchos  alejados  inicien  en  sus  vidas  un  camino  de  encuentro  con Jesucristo  y  con  una  Iglesia  llena  de  vtalidad  juvenil  y  de  esperanza. Cuando  recuerdo  los  días  que  hemos  compartido  y  pienso  en  la  alegría de  esas  jornadas  inolvidables,  a  pesar  de  las  muchas  dificultades  que surgían  y  de  la  precariedad  de  medios  con  que  contábamos,   me  vienen al  corazón  las  palabras  de  Pablo,  recordando  la  generosidad  y  la  alegría de  los  cristianos  de  Macedonia:  “En  las  pruebas  y  tribulaciones  ha  crecido su  alegría,  y  su  pobreza  extrema  se  ha  desbordado  en  tesoros  de generosidad”  (2  Cor.8,2).  
 
Pero  sobre  todo  quiero  dar  las  gracias  por  “el  día  a  día”  de  vuestro trabajo  con  los  jóvenes,  por  ese  trabajo  que  sólo  Dios  ve  y  que  está lleno  de  constancia,  abnegación,  amor  a  los  jóvenes  y  confianza  en  Dios.  
Estoy  convencido  de  que  la  Virgen  María,  que  es  Madre,  ha  intercedido para  que  se  produjera  el  milagro  de  convertir  en  una  gran  familia universal,  en  un  gigantesco  hogar,  a  todos  los  que  nos  hemos encontrado, guiados  por  el  Papa,  en  esta  inmensa  fiesta  del  Espíritu  que,  hemos vivido  con  la  mirada  puesta  en  Jesucristo.  Y  Ella  es  la  que,  sin  duda, nos  sigue  animando  para  acercar  a  los  jóvenes  al  Corazón  de  su  Hijo  y nos  alienta  en  el  trabajo  humilde  y  perseverante  de  cada día.  
 
Sin  María  sería  imposible  una  verdadera  pastoral  de  juventud.  A  Ella tenemos  que  acudir  constantemente  para  que  nos  enseñe  a  cuidar  a  los jóvenes  con  el  mismo  cariño  y  la  misma  ternura  conque  ella  cuidó  a Jesús.  La  maternal  intercesión  de  la  Virgen,  su  santidad  ejemplar  y  la gracia  divina  que  hay  en  ella,  se  convierten  para  todos  los  que trabajamos  con  los  jóvenes  en  motivo  incesante  de  fe  y  de  esperanza.  
 
Tenemos  ya  muy  cerca  una  de  las  fiestas  más  grandes  de  la  Virgen,  la Solemnidad  de  la  Inmaculada  Concepción,  con  la  que  clausuraremos  el Año  Jubilar  Mariano.  Creo  que  es  una  gran  oportunidad  para  reunirnos  en torno  a  María,  en  la  Vigilia  de  la  Inmaculada  que  celebraremos  el  día  7 de  diciembre,  a  las  diez  de  la  noche,  en  el  Cerro  de  los  Ángeles.  Puede ser  un  momento  excepcional  para  estar  todos  los  jóvenes  y  los  que trabajamos  con  ellos,  junto  a  nuestra  Madre.  Necesitamos  su  intercesión y  consuelo.  Y  estoy  seguro  de  que  Ella  se  sentirá  muy  feliz  recibiendo  de nosotros  los  frutos  de  la  JMJ,  y  renovando  nuestra  consagración  y nuestro amor.  Os  espero  a  todos.  
   
Con  mi  afecto  y  bendición,
+ Joaquín López de Andújar, Obispo de Getafe

centenario3