saludleganesestaweb

Los fieles de Leganés festejaron el pasado 8 de mayo la fiesta en honor de la Virgen de la Salud en la parroquia erigida bajo esta advocación en esa localidad, con una eucaristía presidida por el obispo auxiliar de la Diócesis de Getafe, D. José Rico Pavés.

La celebración fue concelebrada por el párroco de Nuestra Señora de la Salud, Alberto Tejerizo: por el vicario parroquial, Gaspard Kanzira, y por el sacerdote Andrés-Felipe Castaño Ossa, antiguo vicario de esta comunidad, recientemente trasladado a la Parroquia Santa María de la Alegría (Móstoles).

En su homilía, el obispo auxiliar recordó a todos los asistentes que la salvación de Dios abarca al hombre entero. 

“Dios envió a su Hijo al mundo como médico de los cuerpos y de las almas. Por eso curó a muchos enfermos, librándolos, al mismo tiempo, de las heridas del pecado”, afirmó D. José.  

El prelado destacó que ése es precisamente el lema del Año Jubilar del Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón que se que está celebrando en la Diócesis de Getafe: ‘Sus heridas nos han curado’.

D. José también quiso destacar la figura de la Virgen María “como esa buena Madre que cura todas nuestras dolencias y dirige nuestra mirada hacia Jesucristo, que, con su muerte y su Resurrección, nos renueva y hace que sanemos del pecado para ser testigos suyos”.

“Al celebrar a María como ‘Salud de los Enfermos’, afirmamos nuestra estima por el cuerpo y los cuidados que éste merece. Pero también vemos al enfermo y al impedido como sacramento de Cristo y lugar privilegiado de todas nuestras solicitudes y atenciones”, destacó el obispo auxiliar. 

Para concluir, D. José animó a todos los fieles a hacer de la parroquia “un auténtico hospital de campaña, como tanto le gusta decir al papa Francisco, para que tantos heridos por el pecado como hay en nuestros barrios puedan experimentar la salvación de Dios”.

 

centenario3