icon-pdfDescarga la carta en formato PDF

Carta con motivo del día del Seminario

"El Sacerdote, don de Dios para el mundo"

Queridos  hermanos  y  amigos:  
 
Todos  los  años,  nuestra  Iglesia  diocesana  dedica  un  día  para  dar  gracias a  Dios por  la  vida  y  el  ministerio  de  los  sacerdotes  y  para  pedirle  que nos  siga enviando  vocaciones  sacerdotales,  y  guíe  por  el  camino  de  la santidad  a  los sacerdotes  y  a  los  jóvenes  que,  habiendo  escuchado  su llamada,  se  preparan  en nuestro  Seminario  para  recibir  este  don.  
 
La  vocación  sacerdotal,  ciertamente,  es  un  don  de  Dios  para  quien escucha  la llamada   y  permanece  fiel  a  ella;  pero  es  también  un  don para  toda  la  Iglesia y  un  bien  absolutamente  necesario  para  que  ella pueda  cumplir  su  misión (1).  Por eso,  debe  ir  creciendo  entre  nosotros  la convicción  de  que  todos  los  miembros de  la  iglesia,  sin  excluir  ninguno, tenemos  la  grave  responsabilidad  de  cuidar  las vocaciones.  
 
Nuestra  Iglesia  diocesana  tiene  que  hacerse  mucho  más  sensible  a  la pastoral vocacional.  Es  verdad  que  sentimos  la  necesidad  de  un  mayor número  de sacerdotes  cuando,  viendo  las  grandes  necesidades  pastorales que  tenemos, caemos  en  la  cuenta  de  que  nuestros  sacerdotes  no pueden atender,  como  ellos quisieran,  a  todas  las  tareas,  que  se  les  pide.  Pero esa  necesidad,  sentida  en nuestras  propias  comunidades,  ha  de  llevarnos a  una  mayor  preocupación  por  la pastoral  vocacional  “educando  en  los diversos  niveles  familiar,  parroquial  y asociativo  a  los  niños  y  a  los jóvenes  ‐como  hizo  Jesús  con  sus  discípulos‐ para que  madure  en  ellos una  genuina  y  afectuosa  amistad  con  el  Señor,  cultivada en la  oración personal  y  litúrgica;  para  que  aprendan  la  escucha  atenta  y  fructífera de la  Palabra  de  Dios,  mediante  una  creciente  familiaridad  con  las  Sagradas Escrituras;  para  que  comprendan  que  adentrarse  en  la  voluntad  de  Dios no destruye  ni  aniquila  a  la  persona,  sino  que  permite  descubrir  y  seguir la  verdad más  profunda  sobre  sí  mismos;  para  que  vivan  la  gratuidad  y fraternidad  en  las relaciones  con  los  otros,  porque  sólo  abriéndose  al amor  de  Dios  es  como  se encuentra  la  verdadera  alegría  y  la  plena realización  de  las  propias aspiracones”(2).  
 
La  pastoral  vocacional,  nos  implica  a  todos.  Implica  a  los  padres  para que,  en su  ambiente  familiar,  hagan  comprender  a  sus  hijos  la  grandeza del  ministerio sacerdotal,  por  medio  del  cual  Dios  viene  a  nosotros  en  la Eucaristía,  perdona nuestros  pecados,  en  el  sacramento  de  la Reconciliación,  y  vela  por  nosotros, con  amor  de  Padre,  en  el  seno  de  la comunidad  eclesial.  Y  han  de  cuidar,  con particular  esmero,  los  gérmenes de  vocación  sacerdotal  que  puedan  descubrir  en alguno  de  sus  hijos.  
 
La  pastoral  vocacional  afecta  de  manera  gravísima  a  los  sacerdotes.  Dios se  ha servido  siempre  del  ejemplo  de  santidad  de  sacerdotes,  que vivieron  con  amor  y entusiasmo  su  sacerdocio,  para  llamar  a  muchos niños  y  jóvenes  a  la  vida sacerdotal.    

No  son  nuestras  palabras,  sino  nuestra  vida  santa,  ejemplar  y  feliz  la que  debe atraer  al  sacerdocio  a  los  que  Dios  quiera  llamar.  Muchos  de  vosotros,  que habéis  acompañado,  en  su  crecimiento  espiritual  y  en  su  discernimiento vocacional,  a  jóvenes  que  hoy  son  seminaristas  o  ya  sacerdotes,  sabéis  la gracia que  Dios  nos  hace  en  cada  uno.  Quiero  agradeceros  vuestra  dedicación  y animaros  a  continuar  en  esta  preciosa  tarea.  Y  también  quiero  invitaros  a confiar  en  aquellos  a  los  que  la  Iglesia  ha  encargado  el  cuidado  pastoral  de  las vocaciones.   Me  refiero  a  los  formadores  de  nuestro  Seminario  Menor  de  Rozas, a  los  responsables  del  llamado  “Curso  Introductorio”  y  al  equipo  diocesano  de Pastoral  Vocacional.  Confiad  en  ellos,  colaborad  con  ellos  y  no  dudéis  en ponerles  en  relación  con  aquellos  niños  y  jóvenes  en  los  que  veáis  indicios  de vocación.  En  esta  tarea  tan  delicada  todos  somos  necesarios.  
  
En  la  pastoral  vocacional  tienen  también  un  importante  papel  los  catequistas.  El catequista  ha  de  ser,  ante  todo,  un  testigo  de  la  fe  y  su  misión  es  conducir  a los  niños  y  jóvenes  al  encuentro  con  Cristo.  Animadles  a  la  amistad  con  el Señor  y  preparadles  para  que  su  corazón  esté  siempre  abierto  a  su  llamada.  Que  en  vuestras  catequesis  aparezca  con  claridad  el  amor  a  la  Iglesia  y  la gratitud  al  Señor  por  el  don  del  sacerdocio.  
  
Y  a  todos,  sin  excepción,  nos  incumbe  el  deber  de  la  oración.  Estamos convencidos  de  que  los  frutos  de  la  pastoral  vocacional  se  deben,  en  gran medida,  a  la  oración  de  muchos.  En  este  momento  hay  más  de  dos  mil quinientas  personas  inscritas  en  la  Cadena  de  Oración  por  las  Vocaciones Sacerdotales  de  la Diócesis,  que  ofrecen  a  Dios  todos  los  meses  un  día  por esta intención.  Espero  que  esta  Cadena  siga  creciendo.  El  Día  del  Seminario  nos tiene  que  ayudar  a  ser  conscientes  del  valor  de  esta  oración  y  a  fomentarla con  fuerza.  Son  ya  muchas  las  Parroquias  que  dedican  un  día  a  la  Adoración Eucarística  pidiendo  al  Señor  por  esta  intención:  ¡Ójala  lo  hicieran  todas!  
 
Aprovecho  la  ocasión  para  agradecer  de  todo  corazón  a  los  rectores  y formadores  de  los  dos  seminarios  diocesanos,  mayor  y  menor,  su  entrega generosa  y  abnegada  en  esta  misión,  tan  esencial  en  la  Iglesia,  de  la formación de  los  futuros  sacerdotes.  
 
La  Virgen  María,  Reina  de  los  Apóstoles,  cuidará  con  amor  a  sus  sacerdotes   seminaristas,  para  que  sean  fiel  reflejo  de  su  Hijo,  Buen  Pastor;  y  nos alcanzará del  Señor,  en  este  Año  Jubilar  Mariano  de  nuestra  Diócesis,  si  se  lo  pedimos con  verdadero  afecto  e  insistencia  en  nuestras  peregrinaciones  al  Santuario  de la Virgen  de  los  Ángeles,   la  gracia  de  vocaciones  abundantes.  
 
Con  mi  bendición  y  afecto,  
 
+  Joaquín  María  López  de  Andujar  y  Cánovas  del  Castillo  
Obispo  de  Getafe


1 Cf. Juan Pablo II, Pastores dabo vobis,41
2 Benedicto XVI. Mensaje para la Jornada para las Vocaciones, 10 de Febrero de 2011

 

centenario3