avendanoceuweb

El vicario general de la Diócesis de Getafe, José María Avendaño, celebró el pasado 10 de septiembre la misa de inicio de curso en el Colegio CEU San Pablo en Boadilla del Monte.
Arropado por las autoridades académicas y un millar de alumnos, Avendaño quiso recordar en su homilía que el camino de la felicidad está en el amor a Dios y en la caridad con nuestros hermanos.
“Hay que cuidar a nuestros semejantes”, señaló el vicario general diocesano.
“No hay que dejarse confundir, no hay que permitir que nos hagan un lío ni hay que coger atajos para llegar a la felicidad”, les advirtió.
Además, recordando el lema del día (‘¡Ay de mí si no evangelizo!’), animó a los estudiantes a seguir el ejemplo de san Pablo, que se dejó enamorar por Jesucristo, que había salido a su encuentro para enviarle a dar la buena noticia del amor de Dios.
“Todos estamos llamados a evangelizar allá donde nos encontremos, sacando partido a los talentos que Dios nos ha dado, y cada uno en la tarea y en el puesto que ocupemos”, señaló Avendaño.
El sacerdote destacó que es esencial, en medio de esas ocupaciones diarias, dejar un tiempo al silencio para escuchar los latidos del corazón, “lugar donde Dios nos habla”.
Avendaño quiso también hacer una breve pero importante llamada a los estudiantes que le escuchaban para que cuiden de sus profesores, “que tantas veces se sienten solos e incomprendidos”.
El vicario general terminó con una alusión a la Virgen Inmaculada, patrona del CEU, que siempre va a cuidar de sus hijos. “Quien se acoge a Ella, se salva”, concluyó.
 
 
 

 

 

centenario3