carreterajuanantonio

El sacerdote Juan Antonio Rodriguez Beltrán, delegado diocesano de Pastoral de Carretera, presidió las principales celebraciones de la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico, celebrada en el Recinto Ferial de Getafe los días 7 y 8 de julio, durante las que pidió a todos los conductores prudencia y cortesía.
Rodríguez recordó a todas las personas que conducen que la caridad debe ser el motor de todos sus actos al volante.
“Debemos sembrar las semillas del dominio de uno mismo, la cortesía, el espíritu de servicio, la ayuda desinteresada a cuantos la necesitan, y el conocimiento y el cumplimiento de la normativa vigente”, destacó el delegado.
Además, haciendo referencia a las lecturas del día, invitó a todos a acoger la Palabra de Dios en sus corazones y llevarla al mundo, en este caso particular, al de la carretera, con actos concretos.
“No poner en peligro la vida del conductor, ayudar pronta y generosamente a los heridos en cualquier accidente, atención especial a los ciclistas y motoristas y sembrar la carretera de humanidad” fueron algunas de las cosas que reclamó el padre Juan Antonio a los conductores.
En el transcurso del fin de semana, y en colaboración con la Asociación de Transportistas de Getafe, también se organizaron otras actividades lúdico-festivas, como talleres de educación vial, una procesión con los camiones portando la imagen de san Cristóbal, patrono de los conductores, y la bendición de vehículos.

 

centenario3