ginesenvillarricaweb

El obispo de Getafe, D. Ginés García Beltrán -acompañado de su secretario Guillermo Fernández, está visitando desde el pasado 4 de julio la Diócesis chilena de Villarrica, en la que se encuentra en misión el sacerdote diocesano Pablo Fernández Martos.

 

 A su llegada a tierras chilenas, el prelado getafense expresó su alegría a través de un vídeo ( https://www.youtube.com/watch?v=qvJjnvtfjqw ) y les transmitió a todos los fieles de aquella Diócesis su intención de conocer la realidad y la riqueza de su Iglesia. 

Además, D. Ginés les invitó a ser “una Iglesia rica, alegre, esperanzada y con centro en Cristo y en su Evangelio”.

En los días posteriores en Chile, el prelado vivió intensas jornadas en las que celebró la Eucaristía en diversos lugares, como el Colegio de Humanidades, la Parroquia San Francisco o la Capilla Nuestra Señora de Fátima, entre otros.

En la misa que compartió con estudiantes, profesores y funcionarios en el Colegio de Humanidades, D. Ginés hizo referencia al Evangelio del día, que hablaba del encuentro de Jesús con Mateo, recaudador de impuestos. “Esta llamada del Señor impresiona mucho, porque Jesús se ha fijado en un pecador, en un hombre mal visto, a quien nadie quiere, y lo llama para su servicio”, señaló D. Ginés.

“Cuando aquellos fariseos quieren enmendar a Jesús por haber llamado a un pecador, Él, que conoce sus corazones, les dice que no necesitan ser sanados los sanos sino los enfermos”, continuó. 

El prelado insistió en que “esta llamada es un consuelo para nosotros”. “El Señor nos llama a pesar de nuestro pecado. Por lo tanto, el Señor no se queda en lo que hay fuera, sino que mira en nuestro corazón”, añadió.

“Y yo me atrevería a decir que, en el fondo de nuestro corazón, somos bastante mejores de lo que somos exteriormente”, afirmó el obispo.

D. Ginés recordó “una historia muy bonita” de un libro sobre quién fue Juan Pablo I, el cardenal Albino Luciani, que habla de que en nosotros hay tres personas: “Una, la que vemos nosotros mismos; otra, la que ve la gente, y una tercera persona en mí, que es cómo me ve Dios”. 

“Sería bueno, queridos hermanos, que pensáramos un poco más en cómo me ve Dios. Yo creo que la vida nos iría mucho mejor si me viera como me ve Dios, porque Dios siempre me ve con misericordia, con amor, y esto es tan importante en nuestras vidas, ante la falta de amor que muchas veces cada uno experimenta”, dijo.

“Ojalá que nosotros descubramos el amor de Dios en nuestras vidas y seamos capaces de llevarlo a los demás, recordando aquellas palabras del Señor: ‘Quiero misericordia antes que sacrificio’”, explicó el obispo de Getafe a los fieles chilenos.

“Que esta Eucaristía nos sirva, ya que la Eucaristía es el gran signo de la Misericordia de Dios hacia nosotros, porque es el memorial del sacrificio, de su entrega por nosotros, por cada uno de nosotros”, concluyó el obispo de Getafe.

D. Ginés quiso conocer también el Seminario Mayor San Fidel, donde el sacerdote diocesano Pablo Fernández Martos ejerce como director espiritual. Allí García Beltrán compartió un tiempo con los seminaristas y dictó la charla: ‘La santidad en la vida del sacerdote, a la luz de la exhortación apostólica Gaudete et exsultate del Papa Francisco’. 

En el itinerario también hubo lugar para la contemplación de la majestuosa obra de Dios en la Región de la Araucanía, donde pertenece esta Diócesis, siendo la base del Volcán Villarrica la principal postal.

Bautizo Malloco LolencowebEl sábado 6 de julio, el obispo acompañó a un grupo de jóvenes en retiro espiritual y luego visitó la comunidad Malloco-Lolenco, donde más del 90% por ciento de sus integrantes son de etnia Mapuche, el pueblo indígena que habita en Chile y Argentina.

Allí, el prelado getafense bautizó a la pequeña Guadalupe del Carmen y bendijo las estaciones del vía crucis y la campana de la capilla, concluyendo la jornada con un compartir fraterno en la comunidad.

El domingo 7 de julio, el obispo de Getafe presidió la santa misa en la Parroquia San Francisco de Villarrica, donde concelebraron el párroco Raimundo García y Pablo Fernández Martos.

Con un templo lleno de fieles y acompañado por los seminaristas de la Diócesis, García Beltrán expresó su gratitud hacia la comunidad católica de Villarrica y pidió que rezasen para que aumente el número de vocaciones sacerdotales y religiosas. Mientras tanto, el sacerdote Guillermo Fernández, vicecanciller y secretario de D. Ginés, presidió una eucaristía en la comunidad rural de Relún. 

Después, el obispo de Getafe se reunió con las Hermanas Franciscanas del Sagrado Corazón de Jesús, una fundación alemana que lleva más de setenta años llevando el Evangelio a los campos y ciudades de la región de la Araucanía.

Misa Parroquia San FranciscowebA lo largo de estos días D. Ginés ha podido tener también un encuentro fraterno con el obispo de Villarrica, D. Francisco Javier Stegmeier, con quien ha compartido la celebración de la eucaristía y reflexiones variadas en torno a la vida de la Iglesia de ambas Diócesis.

El itinerario de la segunda semana de visita de D. Ginés García sigue la misma línea pastoral, con actividades como el encuentro con los funcionarios del obispado y la visita al Monasterio de Clarisas Capuchinas de Pucón.

 

 

centenario3